El 21 de abril de 1898 el mundo conocía como Estados Unidos declaraba la guerra a España por los últimos restos del imperio colonial de esta, antaño grande y esplendoroso. Sin embargo, la que hoy en día es una potencia militar de primerisimo orden en ese momento adolecía de una falta de efectivos militares alarmante. Tan solo 26.040 soldados y 2.143 oficiales formaban el ejercito regular de los yankis mientras que España disponía de unos 196.820 soldados en Cuba. A la escasez de hombres hubo que sumar una falta de equipamiento y una obsolescencia en este ridícula para lo que se suponía que era una potencia de primer orden. No se disponía de armamento que usase pólvora blanca, que no emite humo, por ejemplo. La presión pública hizo que se actuara antes de que las tropas estuviesen listas y  William Rufus Shafter se dirigió con sus tropas al puerto de Tampa, Florida, para embarcar hacia Cuba con el objetivo de tomar Santiago y capturar el puerto y la flota enemigas.

Shafter.gif

William Rufus Shafter, el obeso dirigente de las fuerzas americanas

Al llegar a Tampa vio que la desorganización logística era más que evidente, todo era un caos. La elección de Tampa como punto de embarque fue un tremendo error; solo disponía de un puerto para embarcar y de una única vía de ferrocarril, lo cual hacía que el abastecimiento y la reunión tanto de tropas como de víveres y materiales fuese un infierno. Hubo peleas entre regimientos por ver quien embarcaba en que barcos, no había para todos y no hubo organización alguna. Todo fue embarcado caóticamente y sin ninguna visión estratégica. 10.000 hombres se quedaron en el muelle sin tener un transporte con el que llegar a cuba. Después de cuatro días embarcaron 17.000 hombres rumbo a costas hostiles. El 20 de junio se desembarco desordenadamente, como ya era la tónica general de esta operación, en Daiquiri, a 120 Km al este de Santiago. Shafter empezó a dirigirse hacia Santiago con 6000 hombres. Joe “peleón” Wheeler, un veterano, que luchó en el lado de la confederación durante la guerra civil, era el comandante de la caballería de Sahfter. Junto con el coronel Wood y con el que posteriormente sería presidente teniente coronel Theodore Roosvelt, atacó Las Guasimas, donde se encontraban fuerzas españolas, en una operación nocturna con el 1º y el 10º de caballería, unos mil hombres. Se produjo un furioso combate con la retaguardia española que se batía en retirada y que se saldó con la victoria norteamericana. Esta impulsiva acción supuso el que Roosvelt fuese elevado a héroe de guerra y que se infravalorase a los españoles.

Wheeler.jpg

El díscolo Wheeler

arsenio-linares-y-pombo

 

El 28 de Junio Shafter recibió información de que 8000 españoles se dirigían hacia Santiago para reforzar a sus compañeros. Aunque en realidad se trataba de 4000 esto hizo que Shafter tomase la iniciativa e iniciase el ataque contra las tropas del general Arsenio Linares y Pombo. El objetivo era Lomas de San Juan. La enfermedad atacó a los oficiales americanos; Wheeler quedó en cama, Shafter, que no tenía una salud de hierro precisamente, tuvo un ataque de gota y de malaria que le impidió dirigir a las tropas en el campo de batalla lo cual resto efectividad a su mando ya que no había forma de que supiese que estaba pasando.

soldados-americanos

Soldados Estadounidenses

El general Lawton tenía que tomar El Caney para luego dirigir sus tropas contra Lomas de San Juan. El ataque comenzó a las 7:00 am. Intento bombardear los blocaos con unos cañones obsoletos que no produjeron grandes daños. Durante ocho horas 500 españoles española hicieron sangrar a los los 5400 norteamericanos con sus fusiles mauser. Esto había desbaratado todo el plan de batalla que pretendía atacar el objetivo principal, Lomas de San Juan, a las 10:00 am. Al final la guarnición cayó hacia las 15:00 pm con elevadas bajas para los estadounidenses.

blocao

Españoles en un blocao

Lomas de San Juan dominaba el acceso a Santiago por el este. Linares había fortificado el emplazamiento a conciencia con blocaos de ladrillo que, junto con la posición elevada de la que disponían, le permitía desarrollar una formidable defensa. El 1 de julio Summer, sustituto de Wheel al frente de la caballería, y Kent iniciaron el ataque en Lomas de San Juan. La artillería americana abrió fuego contra los blocaos españoles que tuvieron el mismo efecto que la artillería de Lawton, es más, el humo blanco de la pólvora americana servía para que los cañones españoles tuviesen un blanco claro al que devolver el fuego. Se ordeno el alto el fuego a las baterías yankis privando de su apoyo a la infantería. El teniente coronel Derby observaba el avance de sus hombres siguiéndolos desde un globo aerostático que dio a los españoles la referencia perfecta para disparar sobre la infantería. El camino bajo el fuego de artillería entre la espesa jungla fue un tortuoso castigo para los americanos, pero no mejoro nada su situación cuando llegaron a la explanada que daba a Lomas de San Juan, donde Summer se quedó parado una hora pensando como avanzar ante el fuego concentrado de los españoles.

infanteria-espanola

Derby desde su globo descubrió una ruta alternativa más simple que fue usada por Kent y el 71º regimiento de Nueva York. Sin embargo, esto no fue mejor elección, los hombres del 71º quedaron bloqueados por el miedo y el fuego de artillería lo que provoco que muchos se retiraran. Algunos hombres continuaron la marcha y finalmente los dos regimientos llegaron a sus posiciones de asalto en las faldas de Lomas de San Juan. Los españoles habían desplegado alambradas que gracias a la falta de previsión de los americanos se convirtieron en un obstáculo brutal al no llevar ningún hombre cizallas con las que cortarlas. El teniente Miller fue el encargado de liderar el asalto el cual comenzó a las 13:00 pm sin rastro de Lawton. El teniente Parker llegó con una batería de Gatlign que dio fuego de apoyo bastante efectivo a la infantería. Los españoles salieron de las trincheras y se retiraron hacia Santiago. Los infantes americanos llegaron a coronar la loma y en ese momento la artillería americana abrió fuego causando bajas entre sus propias filas. La caballería tomó la colina de Kettle. Lomas de San Juan había sido tomada.

batalla-lomas-de-san-juan

 

 

El combate fue un desastre. El coste fue sangrante; 1180 heridos y 205 muertos. Para atender a todos los heridos solo se habían desplazado tres ambulancias a las cuales les faltaban suministros. Si se ganó la batalla fue porque Linares destino una cantidad ridícula de hombres a la defensa de Lomas de San Juan, puesto clave para la defensa de Santiago. Además, no se planteo un contraataque que quitase la colina a los estadounidenses. Los americanos no tenían suministros, no reconocieron el terreno, atacaron erróneamente, tenían un líder que no podía ser menos acertado para esa operación… un caldo de cultivo perfecto para la derrota que al final no fue debido a la mayor ineptitud del mando contrario.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s