Muralla

Para empezar deberíamos hablar de las soberbias murallas que protegían la ciudad y que fueron grandes responsables de la supervivencia del Imperio. Tomadas solamente una vez, en 1204, tenían una extensión de seis kilómetros y medio aproximadamente en su parte frontal, desde el barrio de Blachernas hasta el Studión. Once puertas se abrían en este tramo de la muralla y en los tramos que daban al mar había dos puertos fortificados que daban cobijo a las naves. A lo largo del Cuerno de Oro la muralla tenía una longitud de algo menos de seis kilómetros. Para proteger el barrio de Blachernas se hizo un foso bajo la muralla. Además de todo esto, las corrientes, los arrecifes y bajíos conformaban una defensa natural que dificultaría mucho la labor de los almirantes turcos. El palacio imperial, y sus respectivas defensas, constituían un refuerzo a las murallas del vulnerable barrio de Blachernas. Luego tenemos la muralla de Teodosio II que iba desde el postigo de Kylókerkos hasta el mar de Mármara. Fuera tenemos un foso de 18 metros de ancho, inundable. En su interior un parapeto, el Peribolos, almenado con un pasadizo de 15 metros de ancho por toda la muralla. La muralla exterior medía 7 metros de alto, con torres cuadradas. Dentro el Parateicon, otro espacio que separaba las defensas entre sí. Por último, tenemos la muralla interior de 12 metros de altura con torres cuadradas y octogonales, de unos 18 metros. Efectivamente, es un sistema de tres murallas altamente inexpugnable. Varias puertas se abrían en torno a esta muralla, todas ellas fortificadas.

wp4d85638e_05_06

 

eastern_romans_20_1453_ad

Las fuerzas el Imperio Bizantino, hacia 1453, contaba con unos cuarenta y dos mil hombres de máximo, de los cuales unos siete mil eran realmente profesionales.  Los bizantinos cotaban con dos tipos de caballería; los stradioti que era caballería con armadura, pero que para un occidental sería ligera, y lo gianitzaroi, aún más ligeramente armados. Los nobles iban a la guerra con su propio séquito, así como todos aquellos que disfrutaban del régimen de pronoia. Constantinopla estaba dividida en barrios en los cuales habitaban desde los propios del lugar hasta los extranjeros que iban allí por negocios o que instalaban sus bases comerciales. Cada barrio poseía una milicia propia, al estilo de las que mantenían los gremios occidentales, bajo mandato de un demarchos que era supervisado por oficiales imperiales. Poco sabemos sobre la organización militar del ejército en este momento. Puede que se siguiera denominando politicon. Los ballesteros bizantinos se encuadraban dentro de hermandades y desempeñaron un gran papel durante el asedio. Los soldados bizantinos se armaban tal y como lo hacían los soldados occidentales de su tiempo. Los bizantinos tenían cañones de menor calibre que los otomanos, no obstante estaban pensados para rechazar a tropas, no para asediar. También contaban con armas de fuego personales y el temidísimo fuego griego. La armada bizantina estaba deshecha y eso explica por qué su fuerza naval estaba formada por barcos privados durante el asedio.

 

Sipahi Cavalry Otoman

El ejército otomano usaba un gran número de sipahi, caballería bien pertrechada y profesional que luchaba a cambio de tierras y rentas, tal y como hicieran los caballeros cristianos. El ejercito bajo mandato directo del sultán estaba formado por soldados llamados kapikulu dentro de los cuales se encontraban los magníficos jenízaros. La base de infantería la formaban los azaps soldados irregulares armados ligeramente, muchos de ellos arqueros, reclutados entre los campesinos. Tenemos un caso parecido en los akinci caballería reclutada y formada de manera similar. Entre las tropas del sultán había cristianos eslavos que combatían para él llamados voynuq. Estos hombres eran voluntarios y había tanto infantería como caballería lagatur, acompañados de sus escuderos o gebelü. Esta caballería iba fuertemente armada, así que tenían caballeros al modo occidental. La estructura de mando del ejercito otomano tenía la cabeza al sultán, señor de todos los ejércitos. Por debajo del sultán están los beylerbey, gobernadores provinciales, que mandaban sobre los sancak beyis los cuales dirigían cincuenta subasis, divididos en ocak o regimientos. Los auxiliares cristianos estaban bajo el mando de un çeri basi a los cuales dirigía un  voynuq beyi. Las tropas de palacio tienen una composición similar y estaban formados por: seis regimientos de caballería kapikulu suvarisi, infantería kapikulu piyadesi, dentro de los cuales estaban los jenízaros, los bostancis, a los adiestradores de perros llamados segmen, a los halconeros o doganci, y unidades de élite de artilleros, armeros y logística.

en-1453-siege-cannon (1)

turcos principios del siglo XV

Las tácticas otomanas incluían acciones por tierra y por mar con igual maestría en ambos ámbitos. La guerra psicológica era usada por los otomanos. Sus ataques iban acompañados de música muy fuerte y mucho ruido, cuyo objetivo era confundir y asustar a sus rivales.  Las tácticas de caballería habían cambiado mucho desde que dejaron de ser nómadas. La caballería pesada no usaba el arco y se solía usar desmontada en los asedios. Al contrario de lo que pasaba con la caballería, la infantería se entrenaba en el uso del arco, que usaban de forma ordenada en el campo de batalla. Las técnicas poliorcéticas también fueron cultivadas por los otomanos, conociendo perfectamente el uso de máquinas de asedio. El uso de armas de fuego llegaría a los otomanos en torno a la década de los 70 del s XIV, a través de los Balcanes y en poco tiempo se convirtieron en los artilleros más avanzados de su tiempo, a pesar de que sus cañones no eran los más modernos. Murad I había creado el cuerpo de topcu, artilleros, y un cuerpo logístico encargado de transportar las armas toparabaci. Mehmet II creó una unidad de armeros llamados cebeci. 

acabuceros

Jenízaros en un barco

Galera

La armada era un cuerpo propio dentro del ejército basada en Gallípoli. En un inicio la flota se destinaba a operaciones de transporte de las tropas terrestres entre Anatolia y Rumelia. Pero la destrucción de la flota en 1416, en un combate contra los venecianos, hizo que esta se reconstruyera y se le diese otro enfoque. La marinería otomana se reclutaba entre todas las etnias del imperio, incluidos griegos, catalanes e italianos que vivían en territorio del imperio. La galera era el barco más común de la flota, luego tenían el mavma, de mayor tamaño que el anterior aunque en menor número.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s