fenandovii-goya-fragmento

Fernando VII, posiblemente el rey mas incompetente de la Historia.

El dominio español sobre América se produjo de una forma más o menos pacífica durante más de 300 años. Sin embargo, durante el s XVIII las políticas centralistas de los borbones fueron tensando la situación con las colonias, que reclamaban cada vez mayor autonomía, hasta que hacia 1810, aprovechando el caos que se genera con la invasión napoleónica de la península, comienzan las oleadas revolucionarias que buscan la secesión de España. El proceso llegó a 1826 con la mayor parte de Iberoamérica independizada. El apoyo estadounidense a las repúblicas iberoamericanas las dio carta de naturaleza, pero España no reconoció ninguna independencia hasta la muerte de Fernando VII, 1808-1833, lo cual imposibilitó una buena marcha de las relaciones con las nuevas entidades políticas. La tensión con Perú venía a que estos se negaban a cumplir una clausula que España metía en los tratados donde reconocía la soberanía de las nuevas repúblicas. Esta clausula era la de la deuda colonial, con la cual las nuevas colonias se comprometían a devolver lo incautado a España durante los procesos revolucionarios. La antigua metrópoli había abandonado sus pretensiones a recuperar sus antiguas colonias de forma oficial. Pero, por otro lado, no dejaba de intervenir en sudamerica tal como hiciera en 1861 en México y el intentó de bloqueo que sufrió por parte de las potencias Europeas ante la negativa de pagar la deuda externa que tenía o el recibimiento con alegría de la reanexión de República Dominicana.

Fragata_Numancia

Fragata Numancia

 

Una expedición científica y diplomática salió de España en 1862 hacia el Pacífico dirigida por Luis Hernández Pinzón y Álvarez. La escuadra la formaban las fragatas Resolución, Nuestra Señora del Triunfo y la goleta Covadonga. La mecha la encendió el llamado Incidente de Talambo, cerca de Lima. La información era muy confusa, y los españoles parece ser que exageraron mucho los hechos, pero por lo visto hubo una reyerta entre españoles y peruanos que se saldó con un muerto y varios heridos. Pinzón se dirigió al Callao para exigir explicaciones. Al no recibir compensación alguna y ante los ataques de la prensa peruana, Pinzón tomó la decisión de ocupar las islas de Chincha, lo cual desencadenó el conflicto. La decisión molestó en el gobierno central haciendo que Narváez depusiese a Pinzón por José Manuel Pareja y reforzó a la flota con la corbeta Vencedora, las fragatas Blanca, Berenguela y Villa de Madrid y la fragata blindada Numancia. A pesar de que el 27 de enero de 1865 Pareja y el representante peruano Vivanco firman un acuerdo que resolvía el incidente de la ocupación española con la devolución de las islas y el pago de 3 millones de pesos a España, cuando los marineros españoles bajaron a tierra el 5 de febrero se produjo una reyerta en la que los peruanos atacaron a os españoles, dando paso a una revolución que derrocó al presidente y avivó las llamas de la guerra.  Chile, Ecuador y Bolivia se unieron a Perú de forma más o menos activa. Covadonga fue apresada por una corbeta llamada Esmeralda lo cual produjo tal depresión en Pareja que se suicidó el 29 de Noviembre. Pareja fue sustituido por Carlos Méndez Nuñez, comandante de la Numancia. La guerra fue declarada de forma oficial el 13 de diciembre de 1865.

Valparaiso.jpg

Bombardeo de Valparaiso

Las operaciones en un principio iban destinadas a destruir la escuadra peruano-chilena, pero la táctica de los sudamericanos de refugiarse en aguas donde no pudiesen llegar las naves españolas dio resultado. Por tanto se pasó a la siguiente parte del plan, bombardear los puertos. El 31 de marzo los españoles bombardearon Valparaiso, una ciudad indefensa, que dejó su imagen por los suelos. El 2 de mayo de 1866 comenzó lo que sería la batalla clave; la batalla del Callao.

plano-plaza-y-fuertes-del-callao-c-1790

La ciudad del callao era uno de los puertos comerciales más importantes del Pacífico. La ciudad tenía unas soberbias defensas compuestas por un campo minado, una flotilla y lo que más daño haría a los españoles, su batería de cañones. En total tenían 56 cañones; 5 rayados de 500 libras Blakely, 4 rayados de 300 libras Armstrong, 1 liso de 68 libras y 46 lisos de 32 libras. Además, se contaba con cañones de varios barcos que habían sido desmontados. Las piezas estaban protegidas por débiles fortificaciones de ladrillo, salvo en el caso de los de mayor calibre que si estaban en posiciones fortificadas de verdad. Los españoles contaban en su flota, a la que hay que añadir el acorazado de vapor Numancia, 132 piezas lisas de 68 libras, 84 lisas de 32, 18 rayados de 16 cm y 11 obuses de 15 cm, además de varios rayados de menor calibre. Los barcos tienen en su contra que al disparar han de contrarrestar las corrientes marinas, pero en tierra se enfrentan a blancos en movimiento. Los españoles contaban con mejores artilleros, por contra los peruanos tenían mejores lineas de abastecimiento y más recursos. El plan de batalla era bombardear todas las áreas defensivas dividiendo las fuerzas en tres. Con ésto se esperaba causar más daño y evitar una respuesta concentrada por parte del enemigo. El gobierno decidió dar marcha atrás a la operación militar y el 1 de mayo llegó un correo con ordenes de volver a España. Méndez Núñez le dijo al correo “Usted no ha llegado todavía, llegará pasado mañana…”

NOQUAY_correo 0

El 2 de mayo, fecha con gran carga simbólica, de 1866 comenzó la operación. La niebla con la que amaneció la flota impidió ponerse en movimiento hasta las 10:00 de la mañana y el bombardeó no se inició hasta las 11:50. Numancia, Blanca Resolución formaron la 1º división encargada de batir las baterías del sur, las mejor defendidas. La Berenguela Villa de Madrid eran la 2º división encargada de las baterías del norte. La Almansa y la Vencedora, 3º división, se encargaban de las defensas del puerto, los barcos enemigos y los almacenes del puerto.

Méndez Núñes

Méndez Núñez es alcanzado

Se dio orden de apuntar bien los disparos a fin de no desperdiciar munición, usando balas solidas al principio y una vez abierta brecha usando granadas explosivas.  La flota peruana hizo una intentona de salir a por los atacantes pero fueron repelidos y no volvieron a moverse del puerto. La Blanca hizo un tiro de gracia cuando una de sus granadas alcanzó la torre fortificada de la Merced y llegó a donde estaba la pólvora destrozándola en mil pedazos y llevandose por delante los dos Armstrongs montados en ella. Por si fuera poco, el ministro de guerra peruano, José Gálvez se encontraba en la torre y, evidentemente, murió en la explosión. La Numancia y la Resolución vivieron momentos muy tensos al encallar de popa. No obstante, la primera tuvo la gran fortuna de desactivar las minas acuáticas al cortar los cables con su hélice. Méndez Núñez fue alcanzado por un proyectil lanzado desde una de las naves enemigas teniendo que abandonar el mando para ser curado.

berenguela

La Berenguela

La batería Junín emuló el disparo de la Blanca alcanzando a la Villa de Madrid. La granada disparada desde el cañón Armstrong, alcanzó a las dotaciones de 3 cañones y llegó hasta las calderas, mató a 13 hombres y hirió a 22. El barco necesitó ser remolcado hasta lugar seguro donde ser reparado. Curiosamente, el barco que eligió su nombre para conmemorar los hechos del 2 de mayo contra los franceses fue dejado fuera de combate un 2 de mayo… La Berenguela fue alcanzada por dos proyectiles uno abrió una vía en su costado y otro provocó un incendio en la carbonera. Pezuela decidió retirarse a una isla cercana para apagar el fuego y reparar la vía. La 2º división estaba fuera de combate. La Almansa recibió a las 14:00 un impacto desde Junín que incendió su antepañol de pólvora. El comandante Barcáiztegui impidió que se inundara el pañol para evitar la explosión, pues no iban sobrados de pólvora, y se alejó media hora para controlar el fuego. Hacia las 16:00 la munición escaseaba en los barcos españoles y las fortificaciones peruanas estaban tan machacadas que solo 12 o 14 dotaciones devolvían el fuego desde tierra. Méndez Núñez mandó retirarse a las 17:00 y todos los barcos se encontraron en San Lorenzo a las 18:00.

Bombardeo de los fuertes de El Callao_Museo Naval--644x354

La escuadra española tuvo un total de 194 bajas de las cuales 43 fueron muertos. A pesar del intenso bombardeo los resultados fueron menores de lo que se esperaba al caer las fortificaciones por insistencia y no por potencia, pero no se puede pedir más a cañones de ánima lisa. Todas las naves españolas fueron alcanzadas menos la Vencedora. Los peruanos acertaron pocos disparos a las naves españolas, y los que hicieron blanco no fueron suficiente como para dejar fuera de combate a las embarcaciones salvo en dos casos, pero que se repararon al poco tiempo sin problema. En la parte peruana, las baterías que fueron inutilizadas igualmente se repararon rápido y no se consiguió incendiar ningún edificio portuario importante. En resumen, ninguno de los dos bandos consiguió herir de muerte a su rival, pero a la vez no eran capaces de seguir los combates con garantías de éxito en ninguno de los dos lados. Como si de la batalla de Kadesh se tratase, ambos bandos se declararon vencedores de un combate que no venció ninguno.

 

Anuncios

2 comentarios en “1866, España vs Perú ¿Empate Técnico en el Callao?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s