medusa3_2000x1454Mucho se ha dicho sobre la utilidad o el cómo se estudia el arte a través de la disciplina de la historia del arte. La visión de Roland Recth, basándose en los postulados de Wincklemann 1717-1768, según los cuales  la herramienta usada para estudiar la historia del arte ha de ser la lengua, cristalizando esto en el análisis formal de las obras. El autor nos habla de lo antagónico de la historia del arte y la historia en el sentido de que esas dos dimensiones de una obra de arte van separadas. Sin embargo,  Recth, habla de qué hace falta para que algo sea considerado una obra de arte. Acaba sentenciando que debe haber un significado simbólico dentro de la obra para ello. Si aceptamos que para que una obra de arte sea tal debe tener un significado simbólico ¿Por qué basar su estudio y la transmisión del mismo solo en su análisis formal? ¿Por qué no hablar de simbología e iconografía, de intencionalidad y de contexto, más allá de la breve historia general del periodo en el que está inscrita la obra? Con esto no quiero denostar, ni tirar por tierra el estudio de la obra de arte a través de la descripción formal. Es absurdo pensar en ello. No obstante, dejarse en el tintero lo que expresa la obra a través de las imágenes representadas es vital para que un alumno conozca, ya no solo la obra, sino también las gentes que la contemplaron en su momento, e incluso al autor que la hizo y, en definitiva; la sociedad para la que y en la que fue creada.

cabecera_guernica

El Guernica de Pablo Picasso, 1937

Botton y Armstrong, filosofo e historiador del arte respectivamente, enumeran las cualidades que para ellos tiene el arte. Creo que se pueden dividir en dos; unas objetivas y otras subjetivas. Siendo las subjetivas resumibles en; el arte es un vehículo a través del cual se transmiten sentimientos. La sensibilidad artística es algo que se puede desarrollar o enseñar a través del análisis formal, pues en él se nos enseña lo referido a belleza estilística, lo relacionado con las formas y su uso. Por eso no hay que cargar contra la parte más material del análisis y enseñanza de una obra. Por otro lado, Bottom y Armstrong desarrollan un punto muy interesante que refuerza mi argumento anterior sobre la importancia el arte como transmisor de cultura. Ellos dicen que el arte es “una guía para aumentar la experiencia” y desarrollan que gracias a él es posible conocer otras culturas. Evidentemente esto es aplicable al estudio de la historia, e incluso de la filosofía a través de la historia del arte. ¿Qué sería de una civilización que no contase historias? Es más ¿Sería posible separar ser humano de arte sea cual sea su forma? No hay duda de que el arte nos cuenta algo. Crea un dialogo del que participan tres actores; el que encarga la obra artística, el que la crea y el que la observa. El arte, por lo menos hasta la creación de ciertos movimientos a partir de la segunda mitad del s XX, tiene una intencionalidad. Es un transmisor de historias, de significado, de ideas. El ser humano ha buscado siempre dejar constancia de lo que piensa o lo que ve y de contar esto a otros, y en esto el arte juega un papel fundamental en nuestra sociedad. No podemos olvidar que, a pesar de gozar nosotros de una cultura letrada, no siempre fue así en el pasa. Y en las sociedades analfabetas del pasado, o en las ágrafas, la imagen juega un papel fundamental en su educación. El arte, por lo menos las artes plásticas, es innegablemente disfrutado a través del sentido de la vista principalmente. Y como objeto visual que es, es un perfecto narrador de historias. No hablo solo de contrapostos, de claro oscuros, de bóvedas de crucería, cosas correspondientes a la descripción formal, hablo de la intencionalidad de la obra, del sistema cultural del que estaba inmersa. Qué no se me malinterprete, como ya vengo diciendo la descripción formal es vital. Es más, la evolución de las formas también nos habla más allá de avances técnicos, responden a concepciones y modos de ver el mundo. ¿Acaso podemos negar que la creación de la bóveda de crucería, tan típica del gótico, no amparaba ideas neo-platonianas sobre la luz y su significado? Ideas que durante el románico quedaban fuera del arte al dominar Aristoteles y sus teorías sobre el universo el plano intelectual.

amarna6_2000x1674.jpg

Akhenaton y Nefertiti, c sXIV a.C.

Debemos huir del utilitarismo y el objetivismo rápido de la historia del arte. El arte es mucho más que las formas y su uso, que el dominio de la técnica de figuración o de la arquitectónica, que la capacidad de realizar un contraposto. La historia del arte es la historia de la plasmación de ideas, sentimientos, cultura y folklore humanos. Y como tal debe ser entendida, estudiada y transmitida a las nuevas generaciones que así verán su vida enriquecida desde muchos más frentes que el puramente formal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s