Primero de todo, pedir perdón por lo abandonado del blog. El inicio de mis estudios en el máster de formación de profesorado me ha llevado a disponer muy poco tiempo libre y escribir las entradas de este blog lleva una cantidad considerable de mi tiempo. Por tanto seguramente no pueda subir artículos tan de seguido como antes. Sin embargo, hoy quiero rescatar un interesante trabajo que hice cuando estudié en la universidad. Os traigo una recopilación de menciones que hacen dos grandes figuras del s IV d.C.;Amiano Marcelino y Juliano el Apostata, al pueblo alaman, nombre que significa “todos los hombres”, pues por lo visto eran muy numerososLas obras en las que se recogen los siguientes fragmentos son Res Gestae por parte de Amiano, y los Discursos de Juliano.

Juliano el Apostata

Flavio Claudio Juliano

Amiano Marcelino nació hacia el 330 d.C. en Antioquía y falleció hacia el 400 d.C. en Roma. De origen acomodado fue militar llegando a tener un relevante rango dentro de las legiones romanas. Fue un admirador y sincero amigo del emperador Juliano II llamado el apostata. Escribió lo que aconteció en su tiempo siendo una de las principales fuentes de conocimiento para el turbulento siglo IV d.C. Juliano II el Apostata, nacido en Constantinopla en 332 d.C. y muerto en combate contra los persas en 363 d.C., llegó a la purpura imperial trás haber sido proclamado por sus tropas emperador en la Galia. Su familia fue objeto de las purgas del emperador Constancio II, su tio, aunque posteriormente fue nombrado cesar por él. Paso su juventud fascinado por la filosofía, siempre leyendo y estudiando las antiguas religiones. Su acción más famosa, cuando consiguió llegar al trono imperial, fue reinstaurar el paganismo. Ambos autores nos dan varias referencias en sus obras a los alamanes pueblo germano que tuvo sus más y sus menos con el Imperio durante toda su historia. Si queréis saber más sobre el Imperio durante el siglo IV d.C. echad un ojo a este artículo en este mismo blog El paso de Imperio Romano a Reinos Germanos. I parte.

 

guerrero-alaman-siglo-iii-iv.png

Guerrero Alamán

Aunque no podamos decir que lo que se dice en estos fragmentos represente la total realidad, ya que la imagen del bárbaro está distorsionada siempre por la mentalidad de los escritores romanos, si son testimonios de los cuales se pueden sacar algunas conclusiones. Ahora sin más dilaciones aquí tenéis lo prometido.

Amiano Marcelino “Res Gestae”:

Hablando sobre a situación contra los persas, estando las legiones avanzando se encuentran con un río defendido. Los legionarios claman por avanzar y Joviano cede ante la petición, pero primero envía a los bárbaros.

Concluyóse por ceder, y se mandó a los galos y germanos del Norte qué entrasen los primeros en el río […]. Eligióse, pues, a los más hábiles en este género de ejercicio, aquellos para quienes era costumbre desde la infancia atravesar los inmensos ríos de su país natal, formando esto parte de su educación. A favor de la obscuridad de la noche se lanzaron todos, a una señal dada’, en medio de las aguas, y llegaron a la otra orilla más pronto de lo que se esperaba. Desde allí, arrastrándose sobre el vientre hacia algunas guardias enemigas que se habían dormido en vez de vigilar, hicieron estragos en ellas, apresurándose en seguida a alzar las manos agitando paños enrollados de sus vestidos en señal de su audaz empresa.”

Contando como en el imperio se alzan dos emperadores, por un lado Joviano, designado por el ejercito después de la muerte de juliano, por otro Valentiniano, autoproclamado en Nicea y aclamado por el ejército y de las cosas que acontecen en este tiempo.

“estragos de los alamanes en las galias”

Hablando de lo que acontecía durante el gobierno de valentiniano:

“…y los barbaros insultaron todas nuestras fronteras. Los Alamanes talaban a la vez la Galia y la Rhecia…”

“Los Alamanes se extendieron fuera de sus fronteras con extraordinario furor, dando lugar a ello lo siguiente. Habían enviado una delegación a la corte; acostumbrase con este motivo hacer regalos a los legados cuya importancia estaba determinada. Ofrecieronselos de ningún valor, y ellos los rechazaron con indignación. En vista de esto, Ursacio, maestre de los oficios cuyo carácter era duro e impetuoso trato rudamente a los legados; y cuando estos regresaron a su país sublevaron sin gran trabajo por medio de un relato exagerado el enojo de los barbaros que se creyeron despreciados. “

{Valentiniano} “acababa de dar la orden a Dagalaifo para que marchara al encuentro de los alamanes que después de haberlo talado todo sin resistencia cerca de la frontera, comenzaban a extender los estragos al interior.

Hablando de las insurrecciones a las cuales tuvo que hacer Valente, y como tuvo que recuperar la ciudad de Nicea.

“Valente envió enseguida para recuperar la ciudad a Vadomiro, antes rey de los alamanes, con tropas acostumbradas a las operaciones de sitio”

Tratando la guerra contra los alamanes en el 367 d.C. y después de haberles infligido una derrota de parte de Jovino:

“…después de caminar de esta manera algún tiempo sin encontrar a nadie, retrocedía Jovino, cuando supo que  un destacamento de hastati , que había enviado  por otro camino para saquear las tiendas de los alamanes, se habían apoderado de su rey, que llevaba solamente débil escolta y lo habían ahorcado.”

Hablando de una ausencia de Valentiniano:

“un príncipe alaman llamado Rando, […] aprovecho que Moguntiacun estaba desguarnecida de tropas para introducirse en ellas por sorpresa. Casualmente aquel día era una de las grandes solemnidades del cristianismo; y el jefe bárbaro pudo sin pelear, llevarse innumerables prisioneros de toda condición y sexo, y apoderarse de rico botín”

“iba a comenzar contra los alamanes una campaña más seria que las anteriores, preparada cuidadosamente con grande reunión de tropas; esfuerzo que exigía la seguridad del imperio, gravemente comprometida por aquella turbulenta vecindad de enemigos cuyas agresiones eran incesantes. Nuestros soldados se mostraban muy decididos, cansados como estaban  de vivir continuamente inquietos ante aquella nación, en tanto humilde hasta la bajeza, en tanto llevando llevando hasta la exageración la insolencia de sus depredaciones.”

“En consecuencia de esto el conde Sebastián recibió orden de concurrir a la expedición […]. En cuanto termino el invierno, Valentiniano y Graciano, al  frente de numerosas tropas, perfectamente armadas y abastecidas pasaron el Rin sin encontrar resistencia. […]. Así transcurrieron muchos días, y no encontrando a quien combatir, (los soldados) incendiaban las casas y los cultivos. […]. Hecho esto el emperador se detuvo ante Solicinium. Allí se detuvo ante una barrera donde sus exploradores le habían advertido de que sus enemigos se encontraban a la vista a cierta distancia. Habían comprendido los barbaros que la única salida a su situación era tomar la ofensiva; […]. Los soldados clavaron las enseñas y gritaron a las armas; pero ante la orden del emperador permanecieron inmóviles, esperando que les diese la señal. Sin embargo, la impaciencia del soldado por una parte y los horribles gritos de los alamanes por otra no soportaban de manera alguna las dilaciones. […]. En cuanto descanso algo el ejercito, desplegose el estandarte dando señal  ordinaria, acompañada con el  sonido de las trompetas.[…]. Aturdidos por el relinchar de los caballos y el sonido de las trompetas, los barbaros se turban, viendo extenderse nuestro frente de batalla y encerrarlos entre sus dos alas. Serenense sin embargo y siguen peleando a pie firme. Por un momento lo matanza es igual y la victoria queda indecisa; pero el ardor de nuestros romano vence al fin.

Durante el invierno del 369 D.C. Valentiniano refuerza el curso del Rin y aumenta las defensas a fin de asegurar sus territorios de los barbaros. En ese momento llegan uno cabecillas alamanes a su presencia.

“al mismo tiempo se presentaron algunos alamanes importantes, padres de los rehenes que habíamos recibido como prendas seguras de la duración de la paz. Estos invocaron de rodillas antes los nuestros el respeto de los tratados, gloria inmortal del nombre romano, rogando no se dejasen arrastrar tan imprudentemente a la violación de la fe jurada; pero fueron vanos sus ruegos; y viendo que no se les escuchaba y desesperando de conseguir respuesta favorable, se retiraron, llorando de antemano la muerte de sus hijos. Apenas habían desaparecido, presentose un cuerpo de barbaros, que indudablemente esperaban el resultado de la conferencia; lanzose de un oculto repliegue de la montaña, cayó sobre nuestros soldados, que se habían despojado de las armas para trabajar con mas holgura, y los extermino hasta el último, comprendiendo a los jefes, quedando solamente Syagrio para llevar la noticia.

después de este importante resultado (derrota de una partida de sajones), continuaba entregado Valentiniano a profunda agitación de ánimo formando incesantes proyectos para humillar el orgullo de los alamanes y de su rey Macriano, cuyas constantes incursiones mantenían la alarma en todo el imperio. A pesar de los reveses  que había experimentado esta feroz nación en el origen de su poder, de tal manera había aumentado su población que parecía haber gozado de muchos siglos de paz. […]. El emperador se fijo al fin en la idea de enemistarlos con la belicosa raza de los burgundios, cuya valerosa e inagotable juventud  era el terror de todos sus vecinos.  Por medio de agentes discretos y seguros estableciose correspondencia con los reyes del país, excitándoles a que se concertasen por un ataque continuado. Valentiniano prometía por su parte pasar el Rin con un ejército romano y coger por la espalda a los alamanes en medio de la turbación que necesariamente habría de producirles aquel ataque inesperado.”

“[…] los burgundios no han olvidado su origen romano, y además tienen cuestiones de honor con los alamanes acerca de las fronteras y de la propiedad de unas salinas”

“esta agresión había causado a los alamanes impresión de terror; que supo aprovechar hábilmente Teodosio. […] atacoles por el lado de la Recia, les mato mucha gente e hizo prisioneros, que, por orden del emperador, fueron enseguida enviados a Italia, y constituidos en colonia tributaria en las fértiles campiñas que riega el Po”

“(Valentiniano) pasa el Rin por puente de barcas para sorprender al rey Macriano pero fracasa el golpe por falta de soldados”

En el año 371 Sapor, rey de Persia, lanzó nuevos ataques contra el Imperio.

“[…]. El conde Trajano y Vadomiro, ex rey de los alamanes, llevaron contra el fuerzas respetables, pero con órdenes que les recomendaban especialmente mantenerse a la defensiva”

Hablando de Valentiniano y su política en las galias, sobre todo de la política defensiva frente a los alamanes.

“la preocupación más constante de Valentiniano era hacer lo que hizo Juliano con Vadomiro, apoderarse por la fuerza o con la astucia de la persona del rey Macriano. El poder de este rey alaman había aumentado por nuestras prolongadas vacilaciones, encontrándose ya bastante fuerte para presentarse francamente como enemigo. […] echo (valentiniano) un puente de barcazas sobre el Rin. […] alarmados los guardias de Macriano (por los saqueos producidos por las tropas romanas) sospecharon el proyectado ataque, hicieron subir a su rey en un carro muy rápido y desaparecieron con él. […] (Valentiniano) aprovecho el espanto bajo cuya influencia se había dispersado las fuerzas bárbaras para reemplazar a Macriano por Fraomario como rey de los bucinobantos, tribu alamana vecina de Mogontiaco. […] le envió a Britania con el empleo de tribuno, y le puso al frente de un cuerpo de compatriotas suyos, que se distinguían en nuestro ejército por su bravura. También confirió mandos a dos jefes de esta nación Bitherio y Hortario. Pero más adelante sorprendió Florencio, duque de Germania, una correspondencia de Hortario con Macriano y otros jefes alamanes, y el tormento hizo que confesar la traición al culpable, que fue condenado a las llamas.”

“al año siguiente siendo cónsules Graciano y Equicio, Valentiniano después de talar algunos territorios alamanes, se ocupaba de construir el fuerte de Robur, cerca de Basilea, cuando recibió la comunicación de la desolación de la iliria. Valentiniano iba a marchar al teatro de los desastres […] pero se presentaba una dificultad: tocabase al fin del otoño, y cuantos se acercaban al príncipe le suplicaban con instancias que aplazase la expedición hasta los primeros días de la primavera, […]. Además, dejarían pro vecinos a la Galia a los reyes alamanes y especialmente a Macriano, con todos sus rencores;[…]. Siendo muy importante conciliarse a Macriano, y sabiendo que estaba dispuesto a escuchar proposiciones envió cariñosa invitación para que aceptase una entrevista cerca de mogontiacum. El rey bárbaro la acepto, pero con increíble arrogancia, como árbitro y dispensador de la paz. En el día convenido viosele aparecer, en la otra orilla, rodeado de los suyos que hacían espantoso ruido con sus escudos. Por su parte el emperador, con increíble escolta militar, se acerco a la orilla, desplegando todo el aparato de las enseñas romanas. Cuando los barbaros cesaron en su alboroto y tomaron actitud más tranquila, comenzó la conferencia, que termino a poco con el reciproco juramente de observar la paz. Aquel rey, hasta entonces tan turbulento y hostil, salió de aquella entrevista como aliado nuestro, y hasta el fin de sus días dio muestras de profunda adhesión y lealtad. Más adelante pereció Macriano en el territorio de los francos, que talaba con furor, en una emboscada que le preparo el belicoso rey Melobando.”

Hablando de la subida al poder de Valentiniano, y sus primeros años, y en los combates en los que tomo parte.

“En el momento en que acababa de compartir el trono con su hijo Graciano, Vithigabio, joven rey alaman, hijo de Vadomario, adolescente apenas, agitaba su pueblo e impulsaba a las demás tribus a la guerra. No pudiendo valentiniano deshacerse de el a viva fuerza, le hizo asesinar. En Solicinium donde estuvo a punto de perecer por una emboscada de los alamanes, destruyo casi por completo su ejército, salvando muy poco la vida por la fuga en medio de la oscuridad de la noche.”

“la hazaña más honrosa para él, […] hubiese sido la captura de Macrino vivo; y la mortificación de ver fracasar su empresa fue tanto más acerba cuanto que supo que aquellos mismos burgundios, que tenia dispuestos para oponerlos a los alamanes, habían dado asilo al fugitivo.

“los alamanes lencienses, limítrofes de la recia, comenzaban ya, a despecho de los tratados, a insultar nuestras fronteras; dando ocasión a la ruptura el hecho siguiente. Un hijo de este país, que servía en los guardias de Graciano, tuvo que regresar a él para asuntos particulares. Este hombre era hablador y no faltaron preguntas acerca de lo que ocurría de nuevo en la corte del emperador. Dijo a sus compatriotas que, por invitación de su tío Valente, Graciano lleva sus tropas a oriente, y que los dos ejércitos imperiales iban a reunirse para rechazar una invasión terrible de pueblos vecinos del imperio. […]. La noticia impresiono a los licienses en su calidad de pueblo limítrofe. Se formaron bandas, y, con su acostumbrada rapidez de movimientos cruzaron en febrero el Rin sobre el hielo. Al otro lado encontraron frente a ellos reunidos cuerpos de petulantes y de celtas, que los rechazaron, matándoles bastante gente, aunque, también por su parte, experimentaron perdidas. El descalabro hizo retroceder a los lencienses. […]. Reuniendo a todos los habitantes de todos sus caseríos, consiguieron poner en campaña a cuarenta mil hombres, y cayeron audazmente sobre territorio romano. Temiendo mucho, Graciano aquella invasión, mando retroceder las cohortes que había hecho adelantar hasta Panonia.[…]. El rey Priario, el promotor más ardiente de aquella mortífera expedición, pereció en ella con sus mejores guerreros.”

“la doble noticia de la derrota de los alamanes y de la victoria conseguida por Sebastián, que este exagero mucho en su comunicado, puso en extraordinaria agitación a Valente”

 

Discursos de Juliano el apostata:

Discurso de Antioquia o sobre el enemigo de las barbas:

yo he contemplado incluso a los barbaros del otro lado del Rin cantar poemas salvajes, concebidos con un lenguaje semejante a los graznidos de roncos pájaros, y deleitarse con estos poemas.”

Discurso: al senado y al pueblo de Atenas. Los fragmentos aquí escritos hacen referencia todos a enfrentamientos contra los Alamanes aunque el autor, Juliano, no lo diga abiertamente. El sitio al que se refiere es al de Estrasburgo el cual vence como el mismo describe. Cuando habla de la recuperación de los prisioneros es porque pacta con los reyes Suomario y Hortario, reyes Alamanes, que le ceden los mencionados prisioneros como condición para la paz.

inicio la campaña cuando el trigo esta en sazón y un gran número de germanos habitaban sin ningún temor alrededor de las arrasadas ciudades de los galos. […] y la extensión de tierra que cultivaban los barbaros a esta parte del Rin abarcaba desde sus fuentes hasta el océano. Los que se encontraban más próximos a nosotros distaban trescientos estadios de la orilla dl Rin, y de una extensión triple era la llanura desértica que habían formado con su pillaje.”

“En esa situación me hice cargo de la Galia y recupere la ciudad de Agripina en el Rin, que había sido tomada hacia diez meses, y conquiste Argentoratum, fortaleza cercana al pie de los vosgos, batalla cuya fama quizá llego incluso a vosotros, y allí me concedieron los dioses la captura del rey de los enemigos […] Cnodomario. […] T ras esto, hubo un segundo tercer año de campañas y todos los barbaros fueron expulsados de la Galia.”

“Tres veces atravesé el Rin cuando todavía era cesar; recuperé veinte mil prisioneros de los barbaros del otro lado del Rin”

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s